CONAN, EL BÁRBARO [CINE]

¿Navacerrada es Cimmeria? ¿Cuenca es Hyboria? Ya veis, la magia del cine. Un día, Dino DeLuarentis se dijo: "Me voy a rodar a España una peli de espada y brujería con un armario empotrado como protagonista". Más o menos, aunque lo del armario sea cierto. En los primeros años 80's, cuando seguíamos maravillados con títulos como 'Blade Runner' o 'E.T.', el género de aventuras y acción descubría al que sería su icono por antonomasia en la década más alocada del cine. Un austriaco, mister Olimpia, mister Universo, mister TodoLoQueSeTeOcurra se alzaba como un nuevo referente para las hordas de seguidores de Robert E. Howard, creador del personaje, en el papel de Conan. Primero en la literatura, luego escrito por Roy Thomas con los hábiles lápices de Barry Smith o John Buscema en el cómic, Conan se lanzaba a la aventura cinematográfica en un rodaje bastante internacional, lleno de contratiempos y alguna que otra sorpresa. Aunque la mayor de todas fue que consiguió hacerse un hueco en el imaginario colectivo. A día de hoy, el rostro de Conan está unido al de "Gobernator": Arnold Schwarzenegger. 





Leyendo la Carátula:


Un joven Conan asiste a la destrucción de su pueblo y el asesinato de sus padres a manos de un poderoso hechicero-guerrero, Thulsa Doom. Convertido en esclavo, Conan, crecerá convirtiéndose en una terrible mezcla de muerte y venganza. Vendido, su adiestrador le enseñará las artes del combate y la guerra, hasta que su fama como luchador le preceda. Pero la mente de Conan sólo hay espacio para el odio hacia Thulsa Doom.



Rebobinando:

Qué os voy a contar, una gozada de película por los cuatro costados. No me entandáis mal, no es que sea 'Apocalyse Now' pero en su justa media y dentro de su género es imposible negar su valía como elemento de diversión, entretenimiento y evasión. Fue la propulsora del denominado sub-género "Espada y brujería" que marcó el primer lustro de la década de los 80's. Pero sobre todo, dio oportunidad a los cientos de miles de seguidores del personaje. Las novelas eran muy buenas, aún mejor eran los cómics. 'Conan el bárbaro' y 'La espada salvaje de Conan' fueron el caldo de cultivo en el que el director y guionista, John Milius, se fijó. El rostro de Conan le venía al dedo a un desconocido actor (o eso decía él que era) llamado A. Schwarzenegger. 


Milius llevaba tres buenas películas en su filmografía como director, 'Dillinger', 'El viento y el león' y 'El gran miércoles', además de estar consolidando una estupenda carrera como guionista ('Apocalypse now', 'Harry el sucio', 'El juez de la horca'), por lo que asumir la dirección de las aventuras del bárbaro era un tiro certero. A las teclas de escribir le acompañó un tal Oliver Stone que había tenido éxito con 'El expreso de medianoche'. Un productor de los de antes, Dino DeLaurentis ('Sérpico', 'Manhattan Sur', 'Dune', 'Hannibal'), unas buenas localizaciones, un elenco solvente y un actor que daba la talla, dieron como resultado una estupenda cinta de aventuras fantásticas.



Contar con James Earl Jones ('La caza del octubre rojo') como el malvado de la función le otorgaba cierta enjundia. Su voz poderosa y grave ya era famosa (Darth Vader en V.O.), elevaba el nivel artístico del reparto junto a Max Von Sydow (Rey Osric). Del lado patrio cedíamos, aparte de los lugares de rodaje, a una vedette de las noches de Madrid, Nadiuska (madre de Conan), y al joven Jorge Sanz como Conan de niño. 



El arranque del film es épico, con una potente banda sonora a cargo del nunca bien valorado Basil Poledouris. Vemos a Conan perder a su familia, vendido como esclavo, adiestrado como guerrero y puesto en libertad, tras librarse de una bruja, en menos de 20 minutos. De ahí para arriba. Su unión a dos ladrones, Valeria (Sandalh Bergman) y Subotai (Gerry López), el robo de una gema en el nido de una serpiente gigante, su captura por Thulsa Doom, crucifixión incluida, y una espectacular batalla final con tintes de tragedia wagneriana. Un disfrute de sangre y acero. Acero, que como uno más de los protagonistas, tiene un secreto. El secreto del acero reside...mejor descubrirlo en la película.


La cinta no decae en sus más de dos horas de duración. Una simpática trama acompañada de una banda sonora que contiene temas para el deleite de los oídos (os recomiendo que la consigáis) hacen de la visión de 'Conan el bárbaro' una genial evasión al cine de entretenimiento más sincero y directo. Del armario empotrado austríaco que os voy contar, hace lo que se espera de él en esta película, poner cara de piedra, lucir musculatura y hablar poco. De todos modos, el Conan de las viñetas no era tan distinto a Arnold.



Como ya escribí arriba, una de las mejores escenas es el combate final entre las huestes de Thulsa Doom y Conan, donde la aventura se torna sangre, la épica se eleva a grandiosa y las espadas suenan como deberían sonar en tiempos de Hyboria, en tiempos de Robert E. Howard...en tiempos de Conan.


"-Conan, ¿Que es lo mejor de la vida? 
-Aplastar enemigos, verlos destruidos y oir el lamento de sus mujeres."




Cotilleos de Videoclub:

  • Curioso que todas las escenas de acción de Conan y Valeria fueran rodadas por los auténticos actores y no por dobles, debido a que era imposible encontrar dobles con semejante físico.
  • Las localizaciones que se usaron para la película fueron Navacerrada, Madrid (pueblo de Conan), Cuenca (Templo de Thulsa Doom) y Almería (Ciudad de Seth y batalla final).
  • Schwarzenegger tuvo que aprender a montar a camello.
  • El actor firmó por tres secuelas más. Sólo se llegó filmar una, 'Conan el destructor' y otra que tomaba la historia de Sonja (una guerrera de Robert E. Howard) en 'Red Sonja'. En ésta, Arnold no interpretaba a Conan.
  • La cita que abre el film "Lo que no nos mata, nos hace más fuertes" es de Nietzsche.
  • Para el papel de Conan se pensó en Sylvester Stallone y...¡¡¡ Charles Bronson ¡¡¡
  • Para su interpretación, Arnold, se leyó las colecciones de comics del bárbaro. Aunque no le evitó ganar el premio Razzie de 1983 a Peor Actor.
  • Como buen empresario que es, firmó un contrato en el que se adjudicaba el 5% de la recaudación. Hizo buen negocio, la película recaudó en USA 70 mills.
  • En 1984 se rodó su secuela, 'Conan el Destructor', pésima y olvidable. En 2011 se filmó un remake, 'Conan el Bárbaro' con Jason Momoa ('Juego de tronos') como protagonista.


Valoración: 8

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué opinas de este artículo? Escribe tu opinión Cinéfila.