EL HOBBIT: LA BATALLA DE LOS CINCO EJÉRCITOS [CINE]

Por fin llegó el fin de fiesta creado e ideado por Peter Jackson tras tres años de esperanzas puestas en la nueva fábula tolkeniana que nos tenía preparada. Seamos justos y digamos al menos que ha sido una aventura entretenida a ratos y decepcionante en muchos otros. Si bien es cierto que para empezar nunca estuvimos de acuerdo en que se tratara la novela corta de Tolkien como una trilogía, no podemos achacar toda la culpa de nuestra decepción a Jackson. 

Nosotros mismos teníamos en alza muchas expectativas que no se han llegado a cumplir. La sombra alargada y poderosa de la trilogía de ESDLA era imposible de igualar. El mayor error del director neozelandés ha sido ese, intentar emular en todos los sentidos y formas la anterior adaptación. Imposible. Ha caído en el ego imperdonable de creerse...












...el rey del mambo a la hora de adaptar la novela de Tolkien sacando de la manga tramas, personajes y lugares que para agrandar hasta el exceso el metraje de los films han desconcertado a los espectadores de manera exasperante. Una sola película que tratara a 'El Hobbit' como se merece, con sus tres buenas horas de duración y siendo lo más fieles al texto, como hizo en ESDLA, hubiera sido un colofón perfecto como precuela para su grandiosa trilogía del 2001 al 2003. Pero no, Jackson se ha enfangado en tratar de colarnos un desmesurado producto hecho meramente para el markenting y encima ha copiado literalmente los pasos dados en su anterior adaptación, creyendo que si una vez funcionó, en esta ocasión también tragaríamos. 


Lamentablemente no ha sido así para muchos. Quizás seamos muy exigentes, quizás seamos demasiado nostálgicos, pero la verdad sea dicha, estas tres películas por sí solas se hacen pesadas. No hay un lazo de unión que apasione como en ESDLA, no hay esa magia que hace casi quince años funcionó a la perfección. Tal vez esperábamos más... pero con menos.


En esta última parte del viaje de Bilbo Bolsón, nos quedamos con un palmo de narices al ver que el mejor personaje de la trilogía impuesta, Smaug, apenas luce su poderío visual en los primeros quince minutos. Si en las demás películas nos ha inundado con tramas superfluas y excesivos minutos a personajes secundarios que nada o poco aportaban a la historia, nos tira a la cara unos vacíos minutos con Smaug que saben a poco para tanto bombo.


Jackson ha tirado por el desagüe una magnífica oportunidad de habernos presentado a 'El Hobbit' como una pequeña joya de perfecto acabado, pero ha preferido la baratija de saldo con predilección a las piruetas imposibles y la sobrecarga de efectos especiales. Todo en la búsqueda de equipararse a su descomunal obra anterior de Tolkien. Ha pautado este viaje de Bilbo con la firme intención de igualarlo al de Frodo, cuando desde la misma novela el espíritu de ambas es totalmente diferente. Nos ha rebajado la magia creada en ESDLA para enfundarse la espada como nuevo gurú de las adaptaciones. Flaco favor ha hecho a Tolkien al disponer de esa "libertad creativa" o "licencia poética" con la que muchos han defendido esta impostora trilogía.


El acabado visual de esta tercera parte basa toda su fuerza en la prometida batalla final que acaba siendo más bien un duelo por partida doble con "legoladas" por un lado y un desmesurado sentido de la épica que roza el culebrón. Triste final para un prometedor viaje que comenzó con ese espíritu de Tolkien en 'Un viaje inesperado" para acabar en este vacío disparate lleno de postureo. ¿Estamos ante el mismo caso que sucedió con George Lucas y su trilogía-precuela?


No podemos negar que el fenómeno Hobbit es y ha sido defendido por muchos, que se ha intentado ver sus buenos aspectos e incluso se espera que Jackson retome el universo Tolkien con 'El Silmarillion'. Desde aquí, pese a quien pese y siempre desde una humilde opinión personal, no podemos recomendar en esta tercera parte como una buena película. Por falta de fuerza, por sensación de falta de equilibrio entre la trama, personajes y desarrollo y sobre todo por un manido y predecible final de cara a la galería. Cualquier tiempo pasado siempre fue mejor, y en el caso de ESDLA es toda una verdad. Como trilogía funciona en su primer tercio pero acaba siendo una copia recauchutada con ansias de pasar a la historia del cine.



VALORACIÓN: 5/10

2 comentarios:

  1. Mas de acuerdo no puedo estar con la critica. Muy decepcionado salí del cine. Triste adaptación y una pena.

    ResponderEliminar
  2. Yo no creo que sea tan mala, si creo que es muy larga, excesivamente. Con una película creo que habría sido poco, dos películas perfecto. Pero en el fondo disfruté viendo la pelicula

    ResponderEliminar

¿Qué opinas de este artículo? Escribe tu opinión Cinéfila.