LOS SEÑORES DEL ACERO [CINE]

Paul Verhoeven se despedía de sus films rodados en Europa con esta co-producción llena de obstáculos, retrasos e imprevistos. Tardaría veinte años en volver a su Holanda natal para filmar una película. Sin duda, 'Los señores del acero', fue su pasaporte oficial para dar el salto a Hollywood y comenzar a ser el director irreverente y canalla que ha ido demostrando a lo largo de los años con títulos como 'Robocop', 'Desafío Total' o 'Starship Troopers', sin olvidar su mega éxito comercial con 'Instinto básico'. Pero mucho antes de que todos viéramos lo que escondía Sharon Stone entre las piernas, Verhoeven ya destilaba esa mala baba en sus films. 

Muchos directores han tenido su actor fetiche con el que han compartido películas y han sido su alter ego en pantalla. Verhoeven cruzó su vida profesional con Rutger Hauer, con el que comenzó a trabajar en Holanda en la serie 'Floris' (1969). Hauer, mucho antes de convertirse en icono del cine gracias a su papel de...











...Roy Batty en 'Blade Runner' (1982) era un enfant terrible del cine europeo y comenzaba a granjearse una fama de actor difícil (una versión de Klaus Kinski holandesa). Verhoeven y Hauer compartirían debut televisivo con la serie 'Floris', donde se contaban las aventuras de un mercenario en la Edad Media. Más tarde unirían esfuerzos en 'Delicias turcas' (1973), 'Una novia llamada Katty Tippel' (1975) y 'Eric, oficial de la reina' (1977).


Ésta última hizo que varios productores pusieran el ojo en el director y le ofrecieran realizar una nueva película de acción situada en la guerra. Verhoeven tenía guardada una historia sobre la Edad Media y mezclando su pasión por las historias grotescas, la acción y a su actor fetiche (hasta ese momento) puso en marcha 'Los señores del acero'. La trama se centra en un grupo de mercenarios que en pleno ocaso de la Baja Edad Media (1501) son traicionados por el bando al que sirven. Huyen y por azar raptan a la prometida del hijo del noble que les traicionó, refugiándose en un castillo que será asediado por las tropas del noble.


Este material con el que se rodó el film, era un guión que no llegó a realizar Verhoeven para la serie 'Floris'. En ella podemos ver las filias que el director holandés tiene en su forma de ver y entender el cine. Crudeza en las imágenes violentas, personajes marginales, excesivo barroquismo pero una sutil y fina ironía en su fondo que hace que siempre veamos ese toque Verhoeven en su cine. Denuncia descarnada de problemas actuales a través de sus films, su visión del mundo acaba siendo expuesta en su cine de manera constante. El marco del fin de la Edad Media sirve al realizador para mostrar sus temas recurrentes en su cine: la traición, la amistad, el anti-héroe y muchas dosis de crítica social. Escrita junto a su colaborador habitual Gerard Soeteman ('El libro negro', 'El cuarto hombre', 'Eric, oficial de la reina')


No dudó en poner toda la carne en el asador para mostrar de forma cruel escenas de terrible violencia (tratándose del año en que se rodó) no sólo física, como la de la violación en grupo, sino que también puso especial énfasis en plasmar de forma visceral el nexo que existe entre el sexo y la violencia. La muerte y la vida. Los mercenarios reflejan el espíritu de libertad y de vileza, son personajes que buscan su lugar en el mundo, pero manteniendo siempre su personal código del honor. Una familia atípica, más cercana a una troupe de circo que a verdaderos mercenarios desalmados, tienen como máximo estandarte a Martin (Rutger Hauer) su capitán y líder. Martin recuerda a los intrépidos personajes de Errol Flynn pasados por la batidora de Verhoeven, son canallas pero audaces, violentos pero leales y con una empatía con el espectador que hace difícil apartar la vista cuando aparece en pantalla. Ya por esos años, Hauer era un icono. Su papel en 'Blade Runner' ya empezaba a ser considerado como un personaje mítico en el cine y fue ese egocentrismo que el actor llevó al rodaje lo que motivó que entre él y Verhoeven saltaran algo más que chispas.


Fue la última película que ambos rodaron juntos. Peleas, desavenencias por la forma de ver al personaje, retrasos en la producción y un sinfín de problemas hicieron que entre estos dos hombres se produjera una ruptura que ha durado hasta hoy. 'Los señores del acero' se puede ver como una versión de 'Grupo salvaje', donde la traición y la amistad se cruzan de manera tan violenta como en el film de Peckinpah. Verhoeven llevó a su terreno la trama para mostrar sin moralinas ni mensajes subliminales lo que él consideraba importante, el espíritu de libertad. Martin, como personaje, refleja ese impulso del hombre hacia su propio destino, el ansia de vida, de amor y de lujuria. Todo ello adornado con la dureza y crueldad de la época en la que vive. Verhoeven no quería dar una visión idealizada de la Baja Edad Media, pues siempre se le había dado a través de Hollywood. Él quería mostrar la vileza, la enfermedad, la pobreza y las penurias diarias que se vivían en aquella época. Lo logró.


El elenco de actores es de lo más variado. Al ser una co-producción tenemos actores europeos y estadounidenses. Hauer volvió a compartir escenas con Brion James tras 'Blade Runner' y la "heroína" del film, Agnes la prometida del hijo del noble, fue interpretada por Jennifer Jason Leigh. Elegida a dedo por Verhoeven por su físico unos días antes del rodaje. Jennifer volvió a rodar con Hauer un año después en la película de culto 'Carretera al infierno'. Rutger tendría ese mismo año otro personaje para recordar, su Navarre de 'Lay Halcón'. Otros actores que vemos en el film son Simón Andreu o Hector Alterio por la parte hispano hablante. Esta mezcla de actores y técnicos de diferentes partes del mundo fue otro obstáculo más a la hora de rodar. Los técnicos holandeses que venían con Verhoeven iban por su cuenta, los técnicos españoles por otra y para más confusión las nevadas y las bajas temperaturas hicieron del rodaje un lugar infernal. Fue tanta la tensión y los malos modos, que entre el equipo de rodaje la película se llamó 'Flesh+Blood y Codos' por que no había otra forma de filmar que no fuera a codazos.


Rodada íntegramente en España, entre Cáceres, Ávila y Cuenca, tiene como curiosidad que el castillo utilizado para el asedio final es el mismo que se utilizó en varias escenas de 'El Cid' (1961). Por si fuera poco la tensión en el set, los productores veían mal la idea de Verhoeven para el tercio final del film. Mientras que Verhoven deseaba un enfrentamiento entre Martin y Steven (Tom Burlinson) el hijo del noble, los productores deseaban que la historia de amor entre Agnes y Martin se alargara. Por ello vemos como las escenas entre ambos se prolongan al final del film en detrimento del final que deseaba el director. Él proponía que el final debía hacer justicia a su idea sobre 'Grupo salvaje', donde los dos protagonistas no llegan a enfrentarse cara a cara, y deseaba plasmar ese duelo en 'Los señores del acero'.


Pese a todos estos problemas, el film se deja ver con agrado, entretiene y muestra una visión sucia y cruel de un período de tiempo muy poco tratado en el cine. Llevando los temas eternos de la amistad, el honor, el sexo, el amor y la violencia a un contexto tan ensoñador como el final de la Edad Media y el inicio del Renacimiento. Acompañando a las imágenes del film la siempre poderosa e interesante música de Basil Poledouris ('Conan el bárbaro') con el que Verhoeven volvería a contar para 'Robocop' o 'Starship Troopers' Una pequeña joya de los ochenta que nos devuelve el espíritu aventurero de los films de los años 30 y 40 pero con la visión canalla y cruel de un director muy a reivindicar, Paul Verhoeven.


VALORACIÓN: 7/10

Curiosidades de VideoClub:
  • Eran tantas las discusiones en el rodaje entre Hauer y Verhoeven que los miembros del equipo les pidieron que las realizaran en inglés, ya que ambos siempre discutían en holandés.
  • Los retrasos, los problemas de rodaje, el aumento de presupuesto debido a las adversidades, el mal ambiente y las discusiones hicieron plantearse a Verhoeven que 'Los señores del acero' sería su última película.
  • Verhoeven, como muchos otros directores, usaba story-board para planificar los rodajes. En ésta no quiso para dotar de más improvisación su forma de rodar. Se dio cuenta que aquello fue un terrible error.
  • Para el papel de Agnes (J. Jason Leigh) fueron barajadas las opciones de Rebecca De Mornay y Natasha Kinski, mientras que para el papel de Steven se propuso a Tom Cruise.
  • El mismo día del estreno en Holanda de 'Los señores del acero', Verhoeven recibió una curiosa llamada telefónica. Al día siguiente partía hacia EEUU para rodar 'Robocop'.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué opinas de este artículo? Escribe tu opinión Cinéfila.