GOLPE EN LA PEQUEÑA CHINA: 30 AÑOS DE UN CLÁSICO SERIE-B [CINE]

Con motivo del reciente interés en el remake de esta fábula ochentera por parte de Dwayne Johnson para protagonizar y producir él mismo el papel de Jack Burton, viene bien esta review de lo que supuso 'Golpe en la pequeña China' en 1986. ¿Es una comedia? ¿Es una película de aventuras? ¿De artes marciales? ¿Fue una broma...? Es todo eso y mucho más, pero sobre todo uno de los títulos más emblemáticos de John Carpenter, su artífice y mente pensante. Aunque no es ni de lejos su mejor obra, tanto en lo formal como en lo técnico, ni tan siquiera se puede elevar a su podium de obras magnas como 'La noche de Halloween', 'La Cosa' o '1997: rescate en New York', pero este batiburrillo de referencias, clichés, homenajes encubiertos y sobre todo cúmulo de despropósitos que fue el rodaje de 'Golpe en la pequeña China' merece estar entre los títulos de culto de los añorados años ochenta. Un divertimento mal aceptado en su tiempo, peor catalogado y muy maltratado en la taquilla que recuperó su efecto entre el público nada más salir al mercado del vídeo. Como a otras obras del maestro Carpenter, el mercado doméstico del VHS fue lo que resucitó entre otras cosas a esta locura que fue el estreno de una película que marcaría el final como director de estudio del creador de Michael Myers. Una odisea, como muchos de sus rodajes, que comenzó antes de que la cámara se pusiera en marcha. Carpenter llevaba...



...varios decepcionantes estrenos antes de rodar 'Golpe en la pequeña China'. Los años 80 comenzaron suaves con 'La niebla' (1980) tras su descomunal éxito con 'La noche de Halloween' (1978). '1997: rescate en New York' (1981) devolvería al público el estilo auténtico de Carpenter pero sería con 'La Cosa' (1982) cuando su primer batacazo con los grandes estudios diera muestras. 'Christine' (1983) y sobre todo 'Starman' (1984) fueron sendos fracasos, uno por no superar las expectativas de la unión de dos grandes del terror, King-Carpenter; la otra por desubicar al espectador del estilo del realizador nacido en Nueva York. Dos años de preparación para 'Golpe en la pequeña China' suponían mucho tiempo para la mente inquieta de Carpenter. Las esperanzas de reunir de nuevo a su actor fetiche, Kurt Russell, en una aventura salpicada de efectos especiales, acción, artes marciales y un buen puñado de comedia, presuponían un jugoso cocktail que luego no luciría en pantalla. 


El verdadero culpable del fracaso de este film fue Lawrence Gordon, ejecutivo de la Fox que produjo el film, lo manipuló, cortó a su antojo y no supo dar con la tecla del estilo del director. Puso objeciones y mil trabas a su creación, deseaba otros actores como Jack Nicholson o Clint Eastwood para el papel de Kurt Russell. Se negó a contratar a Jackie Chan para el rol del compañero de Russell ya que decía que Chan no hablaba bien el inglés. El montaje fue su sala de torturas y Carpenter tuvo que someterse a los caprichos del estudio y en el especial a los de Lawrence Gordon y ver cómo su film se reducía a escenas que se atropellan y cortes sin sentido. Fue la última vez que Carpenter soportó a un gran estudio, no por ello Gordon dejó de manipular 'Golpe en la pequeña China' y convirtió el salto del film al vídeo en una triste y casi anodina campaña comercial. Fueron los espectadores con los años quienes elevaron la simpatía hacia la película hasta los niveles que hoy alcanza como film de culto.


Pero no solo los desencuentros con el estudio supusieron problemas en el rodaje. La mala planificación del proyecto se vio comprometida con  el rodaje de otro film que tocaba los mismos patrones que el guión de 'Golpe en..'. Paramount estaba en ese tiempo aprovechando el tirón de taquilla de su estrella de moda, Eddie Murphy, y estaban rodando 'El chico de oro' (1986). A la postre sería tan decepcionante como otros títulos del actor de 'Superdetective en Hollywood' pero fue un duro revés durante el rodaje para Carpenter el competir con una idea parecida en el mismo año. En taquilla fue aún peor. 1986 fue un año destacado por producciones que aplastaron, 'Aliens, el regreso', 'Cocodrilo Dundee', 'Top Gun', 'Platoon', 'Karate Kid II', 'Star Trek IV' ocuparon los primeros puestos en el Box Officce de ese año. 'El chico de oro' se quedó en el puesto número de 8 de recaudación con 79 millones de dólares. habría que bajar hasta el puesto 71 para encontrar a 'Golpe en la pequeña China' con sus 11 millones, ni la mitad de lo que costó, 25 millones. Incluso films horribles como 'La matanza de Texas II', 'Delta Force' o 'Critters' obtuvieron mejores resultados en comparación coste-taquilla. Fue la muerte en vida para Carpenter.


No es que fuera un obsesionado de la taquilla, nunca lo ha sido, pero sus ideas, proyectos e iniciativas se vieron lastradas desde entonces sintiendo la espalda de todos los estudios. De forma libre e independiente, como empezó, siguió rodando años después títulos como 'El príncipe de las tinieblas' (1987) o 'Están vivos' (1988).


Lo mejor del film es ver por penúltima vez la unión entre Russell y Carpenter. Fue su cuarta colaboración tras 'Elvis' (1979), '1997: rescate en New York' y 'La Cosa' y no volverían  a coincidir hasta diez después en la secuela (o remake, según se vea) '2013: rescate en Los Ángeles'. Algo entre ellos empezó a alejarles en el rodaje de 'Golpe en...'. Tal vez los numerosos desencuentros en el guión, la forma de ver al protagonista, Jack Burton, una especie de John Wayne descafeinado que nos dio la oportunidad de redescubrir a Russell como un buen actor de comedia. Su personaje, Burton, es un camionero bocazas y bravucón que remite al eterno héroe del Oeste. Pero en su caso es torpe, timorato y bastante prepotente. Es el perfecto antihéroe que Carpenter quería. Russell tardó en encontrar el modo de llevar a la pantalla a su personaje y más a sabiendas que no era el actor elegido como primera opción para interpretarlo, pero como dijo él mismo: "Trabajar de nuevo con John era motivo suficiente".


La historia es precipitada y muy alocada, nos sumerge de inmediato en su trama a los pocos minutos de comenzar. El submundo del barrio chino de San Francisco se mezcla con peleas de artes marciales, mafia, secuestros y tres brujos en apenas 10 minutos de visión. En un desenfadado desarrollo el film deambula entre la comedia casual y las escenas más rocambolescas en sótanos de una organización dirigida por Lo Pan (James Hong) un ancestral brujo que busca una joven prometida oriental (Suzze Pai) con ojos verdes para poseer su cuerpo y conservar su poder y juventud. Para colmo, la joven oriental secuestrada es novia de Wang Chi (Dennis Dun) amigo de Jack Burton, por lo que ambos se lanzan a su búsqueda en las catacumbas de la guarida de Lo Pan. Por si fuera poco, una entrometida y novata periodista local, Gracie Law (Kim Cattrall) se une a esta aventura siendo ella también secuestrada pues tiene los ojos verdes, ocasión única para reencontrase con la Cattrall antes de hacernos sucumbir con su voraz y adorada Samantha de 'Sexo en Nueva York'. Para rizar más el rizo, un viejo conductor de autobuses turísticos, el tío Shen (Victor Wong que repetiría un año después con Carpenter en 'El príncipe de las tinieblas'), será pieza clave en esta aventura. La locura está servida. Veremos brujería, magos malvados dando saltos y volteretas pizpiretas de artes marciales, secuaces orientales con muy mala leche (por cierto que nuestro querido "chino de los bigotes", Al Leong, aparece en el film), chistes malos pero bien puestos, un monstruo del infierno y mucho ritmo canalla. Eso es 'Golpe en la pequeña China'.


No es una gran película en  términos oficiales. No está bien escrita, ni bien desarrollada, ni bien montada y muchas escenas huelen a refrito de la sala de montaje. Pero tiene un espíritu, rezuma un estilo visual y goza de una frescura sin ataduras que a pesar de sus problemas en el rodaje se sigue viendo treinta años después con una sonrisa en la boca. Es puro sabor ochentero. Situaciones imposibles, sentido nihilista en la historia y sobre todo ganas de hacer el ganso. Una broma pesada que costó muy cara a Carpenter. El público y la crítica no supo ver la desvergonzada idea del director de plasmar elementos tan dispares como el cine de artes marciales, la aventura, la magia, la comedia y la evasión por el mero gusto en este divertido (aunque por momentos delirante) cuento chino que sigue haciendo las delicias de muchos fans. El apartado de los efectos especiales contó con la genial aportación de Richard Edlund ('Cazafantasmas',  'Star Wars', 'En busca del Arca perdida') y pese al bajo presupuesto del que disponía, 2 millones, logró plasmar algo de la idea de Carpenter. No es el mejor trabajo de Edlund pero mientras trabaja en esta película tenía también en desarrollo otros cuatro films. El guión previo escrito por Gary Goldman y David Weinstein fue adaptado por W.D. Ritcher. Se catalogó tan malo que incluso el estudio pretendía que el nombre de los dos guionistas fuera suprimido de los créditos. El propio Ritcher, que cambió incluso el siglo en el que se desarrollaba el film, en principio era en el s.XIX, se opuso a que su nombre saliera en los créditos si no lo hacía junto a Goldman y Weisntein. Vamos, que nadie quería ser el único responsable de esta chifladura.



Una película que tendría mucho más jugo si se hubiera acabado como su director quería pero que nos tenemos que conformar con lo que el estudio creyó que era la mejor versión. Un ejemplo más ( y van miles) de cómo el cine nunca será libre mientras empresarios y no artesanos sean sus dueños. Una lástima para el Orson Welles del cine B de los ochenta, John Carpenter.

VALORACIÓN: 7/10


Curiosidades de Videoclub:
  • Kurt Russell sufrió un caso grave de la gripe durante el rodaje por lo que el sudor de su cuerpo es real, causado por la fiebre.
  • Las novias de Lo Pan debe tener los ojos verdes. Sin embargo, tanto Kim Cattrall y Suzee Pai tenían ojos marrones en la vida real. Ambos llevaban contactos verdes para la película. Esto es muy evidente en la versión de alta definición de la película.
  • De acuerdo con John Carpenter , la apertura de la película con Shen (Victor Wong) se añadió en la oficina de un abogado a petición de los ejecutivos de la Century Fox, con el fin de hacer que el personaje de Kurt Russell, Jack Burton, fuera más heroico. Sin la escena añadida, la película habría comenzado con Jack conduciendo por San Francisco.
  • En la escena en la que Kurt Russell está tratando de infiltrarse en el burdel, él está usando la misma ropa que llevaba en Frenos rotos, Coches locos (1980).
  • Frase célebre de Jack Burton en el film: "¿Sabes lo que diría Jack Burton en un momento como este? Diría: ¿Pero qué pasa?"

OTRAS CRÍTICAS DE 'GOLPE EN LA PEQUEÑA CHINA'

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué opinas de este artículo? Escribe tu opinión Cinéfila.