EMBARAZADOS [CINE]

Un animal televisivo como Paco León, que durante más de diez años ha estado luchando como un jabato en la piel de el ex-politoxicómano Luisma entre dos series ('7 Vidas' y 'Aida'), que ha deambulado por series mediocres como 'Moncloa, dígame?', que ha derrochado tablas en programas de humor como 'Homo zapping', que tiene alma de director (y de los buenos) con 'Carmina o revienta', su secuela 'Carmina y amén' y muy pronto con 'Kiki, el amor se hace'; y que ha asomado con buen hacer su rostro como actor secundario en éxitos recientes como 'Tres bodas de más'...ya iba siendo hora que tuviera un papel protagonista absoluto. Y cómo no, en una comedia. Eso si, 'Embarazados' es una comedia disfrazada, pues no es todo lo que parece y ese sea tal vez su mayor acierto. Lejos de acoplarse a su estatus y vis cómica natural, Paco León (Fran) ha optado por embarcarse en una aparente comedia ligera...











...que guarda mucha mala leche y mas de una razón en su forma de trasladar el simple hecho de cómo una pareja (Fran y Alina) puede llegar a destrozarse por el mero hecho de plantearse la paternidad.

A su lado, otro descubrimiento (maravilloso) para la comedia de nuestro país, Alexandra Jiménez (Alina) ('Spanish movie', 'Anacleto', 'Los miércoles no existen', 'Las brujas de Zugarramundi') aparte de ser, al igual que Paco León, un animal televisivo todoterreno. Aquí forma el tandem perfecto junto al sevillano para mostrar el lado femenino (déspota, controlador, absorbente y más tarde liberado) de la situación en la que la pareja se encuentra.


Juana Macias, en su tercer largo, afronta la búsqueda de la paternidad en una pareja de treintañeros (casi cuarentones) que refleja en bastantes ocasiones los avatares, disgustos, inquietudes y dudas que todos los que hemos, están y estarán en esa situación alguna vez se han planteado. Con acierto en la mayoría de las veces, otras rizando el rizo por aquello de que cuadrase en la comedia, el conjunto del film se desdobla en una segunda mitad que linda con el drama más cruel que con la comedia de chiste fácil o de situación grotesca que a priori uno pudiera pensar.


Secundarios de lujo aportan al film bastante frescura y los altibajos del guión se contra restan con dichos personajes (el ginecólogo interpretado por Karra Elejalde es canela fina, como viene siendo costumbre en esta fiera de actor; y un Ernesto Sevilla, que lejos de sus amigos de Muchachada Nui, demuestra que hay un gran cómico para el cine). La trama, entre idas y venidas de los personajes, quieros y no puedos de sus planteamientos y momentos bien conseguidos para tapar ciertos errores, de un film que se nota que ha sufrido las exigencias de sus productores, benefactores o mecenas (es un desfile continuado de marcas publicitarias, todo sea dicho) queda en su conclusión como una tragicomedia con tintes muy marcados para crear una secuela sin tapujos.


Esperemos que dicha secuela tenga mayor cancha, menor preocupación por destacar las marcas publicitarias y sean conscientes del maravilloso personaje que tienen entre manos con el ginecólogo que interpreta Karra Elejalde.


Otra cosa será que en la supuesta secuela (al tiempo...) se declinen por la chirigota, los chistes de bebés y las situaciones descabelladas a costa de unos decorados londinenses.

VALORACIÓN: 6/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué opinas de este artículo? Escribe tu opinión Cinéfila.