Mostrando entradas con la etiqueta Michael Madsen. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Michael Madsen. Mostrar todas las entradas

THE HATEFUL EIGHT [CINE]

Todo aquel que espere reencontrarse con el Tarantino de 'Reservoir dogs', 'Kill Bill', 'Pulp Fiction' o tan siquiera con 'Jackie Brown' o 'Malditos bastardos' puede ir cogiendo una silla y sentarse pacientemente a esperar a que el genio de Tennesse pase por ahí. Lejos de su habitual estilo canalla, revisionario o paralelo al homenaje continuado de los géneros, en 'The Hateful Eight' (traducida en España por el simplón y e innecesario 'Los Odiosos Ocho') Tarantino ha tirado por un tono intimista, crepuscular, moderado (en el sentido académico a la hora de rodar) y bastante contenido en sus más de dos horas de metraje. Sin que todo esto sea...









KILL BILL (VOL. 2) [CINE]


Seamos sinceros. Si 'Kill Bill Vol. 1' hubiera sido estrenada en conjunto hubiera perdido la fuerza arrolladora que contiene su primera parte. Suena a herejía, lo sé, pero es la verdad. Son dos películas distintas en una. La capacidad de asombrar, estremecer y disfrutar de la primera parte se deviene en sosiego, narración y consecuencias en esta segunda parte. Tarantino, no se sabe si es verdad, obró bien al separarlas. La verdad (es decir la taquilla) arrojó que la primera parte recaudó 180 mills y la segunda 150. Lo que viene a decir que las expectativas no fueron las deseadas por parte del público y el boca oreja fue declinando la balanza hacia un mensaje negativo: "No es como la primera... es más... hablada".


RESERVOIR DOGS [CINE]

Si quieres dirigir una película por primera vez sólo has de tener unas cuantas cosas a tu favor. Un guión de narices, un estupendo actor que le encante ese guión, un productor que sea amigo de ese actor y un millón de kilos de buena suerte. Con eso puedes entrar a formar parte de un selecto grupo de directores que han marcado época. Hay una serie de películas que tienen un mismo denominador común, el debut en la dirección con revulsivas consecuencias. Realizar una primera película es ya de por sí una tarea titánica, pero si además lo haces por la puerta grande, dando la campanada y revolucionando un poco más la industria del cine, te reservas un hueco en la historia. Años atrás, películas como 'El halcón maltés' (John Huston), 'Ciudadano Kane (Orson Welles), 'La noche del cazador' (Charles Laughton) o más recientemente 'Drive' (Nicholas Winding Refn), 'Posesión Infernal' (Sam Raimi) y 'District 9' (Neil Blockman) supusieron un pistoletazo de salida fulminante en las carreras de sus creadores. Debutar con un éxito es muy difícil, mantenerse en la cima con otros títulos todavía más superiores aún más costoso. Niños y niñas, con todos ustedes un hombre que cambió en 1992 el ritmo del cine. Un director que acompaña su nombre con un estilo propio original e innovador. Quentin Tarantino, el bad boy de Hollywood...